Hace algunos meses lei en el Blog de Fende Testas este magnifico articulo, perfectamente razonado y argumentado y creo que resume perfectamente lo que pensamos todos, lo que nos ocurre a veces y creo que viene bien tenerlo a mano 😉

Seguro que alguna vez has discutido sobre cual es el deporte más completo. Cuando me veo inmerso en esta discusión, suelo callar y dejo que todo el mundo exponga sus ideas, y la mayor parte de las veces el resultado oscila entre la natación y el atletismo.

No cabe duda de que en la natación se usan casi todos los músculos del cuerpo y es necesaria la fuerza y la resistencia, lo que hace que sea un deporte completo.

Por su parte el atletismo (en general, englobando todas sus disciplinas) además del uso de muchos músculos, tiene otras facetas muy importantes como la flexibilidad o el equilibrio, y en algunas modalidades la estrategia y también como no una gran capacidad de sufrimiento (maratón por ejemplo).

Cuando todo el mundo está de acuerdo (o en desacuerdo la mayor parte de las veces), tomo la palabra y les digo que todos están equivocados.

«El deporte más completo es el montañismo».

Normalmente me miran con cara de «ya está el gurú-cabra este con alguna de sus teorías, a ver que chorrada dice…».

Yo ni me inmuto. Y suelto mi parrafada con más o menos lo que sigue:

El montañismo entendido en sus múltiples modalidades (senderismo, escalada, alpinismo, etc), necesita para ser prácticado, no sólo entrenamiento físico, también entrenamiento técnico, psicológico y de un gran número de conocimientos de múltiples disciplinas, que superan con mucho los requerimientos de cualquier otro deporte conocido.

En cuanto al aspecto físico, podemos destacar que se usan el mismo o mayor número de músculos que en el atletismo o la natación, pero también hace falta fuerza, resistencia, coordinación, equilibrio y flexibilidad.

Sobre la formación técnica no me voy a extender, tan sólo que cada modalidad del montañismo requiere de técnicas específicas (desde caminar por parajes agrestes hasta la técnica de la escalada o el alpinismo, etc), incluyendo el uso de determinados materiales y herramientas (cuerdas, crampones, piolet, etc) y algunos otros conocimientos como nudos, la colocación de anclajes o la instalación de tiendas de campaña. Por ejemplo en la escalada, a la hora de determinar las fuerzas que recibe un seguro o reunión, necesitamos la física (aparte de un conocimiento profundo de la muy conocida ley de la gravedad).

Y cualquiera que haya hecho una ascensión larga, con pongamos 1200 metros de desnivel con 35º a la sombra, bajo un sol de justicia, sabe lo que es capacidad de sufrimiento. O como se decía antes, «espíritu de sacrificio».

El aspecto psicológico es tanto o más importante que en otros deportes. Si bien es cierto que en general no existe, o no debería existir (si exceptuamos la escalada deportiva en rocódromo) la presión de obtener una marca, unos resultados, o de ganar al contrario, hay muchos factores del entorno que pueden suponer una gran carga psicológica.

Un camino que no encuentras, la noche que se hecha encima, un seguro demasiado lejano (para mí siempre están demasiado lejos)…

Hay que mantener la cabeza fria y las manos calientes. Y para esto hay que entrenar los músculos, y también la cabeza.

Los conocimientos necesarios para la práctica del montañismo, son muchos más que los habituales en cualquier otro deporte ya que normalmente desarrollaremos estas actividades en entornos hostiles, lejos de la seguridad de unas instalaciones deportivas, y esto cambia y mucho la necesidad de formación del practicante.

Para mantener la integridad física en un terreno hostil necesitaremos un buen número de conocimientos.

Los primeros auxilios son imprescindibles si se sale a la montaña, y si vamos a parajes en los que la ayuda puede tardar un poco más de lo normal o incluso ser imposible, deberemos tener bastantes más conocimientos que los que se suelen impartir en los habituales cursillos.

Además debemos conocer más cosas del mundo de la medicina (fisiología), como saber como se comporta el cuerpo ante el frio o calor extremos, la deshidratación, el agotamiento, etc.

Tambien unos ciertos conocimientos de psicología nos pueden ayudar en muchas situaciones.

Relacionado con esto, para evitar estas situaciones y obtener un buen rendimiento, es imprescindible un cierto conocimiento de la nutrición humana.

Y para acabar con esta área de conocimientos, tarde o temprano tendremos lesiones de algún tipo. Seguro que acabas aprendiendo un poco de fisioterapia mientras haces tu rehabilitación.

En la naturaleza necesitaremos otros cuantos conocimientos, básicos unos y otros no tanto de meteorología, orientación y lectura de planos (incluso algo de topografía no viene mal), uso del GPS, y si sales en invierno (quien puede resistirse) nivología.

Si escalas o subes montañas, no cabe duda de que acabarás diferenciando una buena cantidad de tipos de roca (geología).

La escalada en sus múltiples facetas (excepto el bloque), el alpinismo y muchos deportes de montaña requieren de material técnico específico, no sólo hay que conocer como se usa, también su duración y detectar cuando algo no es seguro, podemos relacionar esto con la resistencia de materiales, conocimiento de materiales plásticos y textiles y porqué no con la metalurgia también.

En las situaciones de frio o calor extremo y también cuando hagamos vivac, tendremos que conjugar las leyes de la termodinámica con un buen conocimiento de los materiales textiles.

Los materiales y técnicas actuales usados en vestimenta y equipo, hacen que usemos muchas palabras desconocidas para otros deportistas. Por ejemplo Aramida, Membrana, Kevlar, Poliamida, Policarbonato, Poliuretano, Dyneema, Microfibra, Inducido, Hidrófugo, aluminio forjado en caliente, etc. Ampliando sin duda el lenguaje técnológico que usamos.

Y en los vivacs, como no, es muy importante haber cultivado las artes culinarias, o acabaremos comiendo todos los días (y odiando) un sobre de pasta del hipermercado.

Como tenemos la manía de hacer muchas fotos, necesitaremos conocimientos de fotografía, retoque fotográfico, y si hacemos montajes para enseñar, un poco de edición multimedia y edición de video.

Si tienes un blog o quieres subir tus «hazañas» en Internet, necesitarás concociementos de HTML, y quizás un poco de javascript aunque tampoco hace falta ser un máster del HTML y Javascript.

Por último, y relacionado con el medio natural, otras disciplinas como la zoología, botánica, micología, y la biología en general serán útiles y sobre todo gratificantes.

Porque si no te importa no distinguir entre un pino y un roble, también te debería daría igual caminar por la hierba o sobre cesped artificial ¿no?.

Y así, nunca volverás a dudar de si lo que vés es un corzo o un rebeco.

Y por último para acabar esta disertación, sin duda debida a un cortocircuito neuronal, esguince cerebral, o a un exceso de «pulpo á feira», el montañismo modela el carácter de las personas. O así era antes. Hoy un poco menos, ya que a ciertas modalidades como la escalada en rocódromo les falta el componente fundamental del contacto con la naturaleza y el enfrentarse al medio hostil. Y otras activiades se hacen de forma demasiado competitiva, o buscando un beneficio rápido.

Era lo que se conocía como «forja de hombres», frase un tanto trasnochada y machista, que prefiero substituir por «formación de personas«.

El montañismo aparte de todo lo anterior también supone o debería suponer, asumir como propios determinados valores (hoy un tanto devaluados) como el compañerismo, la solidaridad con los demás, la ayuda al débil o necesitado, el respeto (a las cosas, a las personas y al medio natural), la tolerancia y la hospitalidad en un vivac.

Así me lo aprendí yo.

Articulo original cedido por el Blog de Fende Testas.

También te puede interesar

Ir arriba