Descubriendo la maravillosa belleza de Sevilla

Sevilla

La capital de Andalucía es una verdadera capital de belleza, la inspiración de lo que cualquier persona, en todo el mundo, define “andaluzo”.

En la definición de la identidad de la ciudad, las aguas del río Guadalquivir, que la divide en dos partes, tienen un papel fundamental, y entenderá la razón cualquiera se encuentre a sus orillas.

En el centro histórico, uno de los más extensos de España, el barrio Santa Cruz es uno de los más relevantes y más pintorescos, cuyos orígenes remontan a la antigua judería medieval. Pasear por sus calles estrechas y sinuosas significa entrar en el corazón de la ciudad, probablemente su parte más emblemática, entre palacios, callejones, plazas, casas y patios con jardines. Además, este es el barrio donde se encuentran unos de los monumentos más significativos de la ciudad: la Catedral, los Reales Alcazares y el Archivo de las Indias.

La Catedral de Sevilla es uno de los centros religiosos más grandes a nivel mundial, edificada a partir del 1433 en el mismo lugar donde surgía la antigua mezquita. Es imprescindible una visita al Patio de los Naranjos, el claustro de la Catedral, y a la Capilla Real. Completa el conjunto catedralicio la Giralda, o sea la torre campanario de más de 100 metros, cuya construcción, en realidad, empezó como alminar de la mezquita antigua.

El conjunto de edificios llamado el Real Alcazar fue antigua residencia de los gobernantes árabes y posteriormente a la reconquista fue utilizado como alojamiento de los Reyes de España. De las estancias más interesantes se pueden mencionar la Sala de los Reyes, la Sala de Carlos V y el Salón del Emperador. Lo que por supuesto deja encantado cualquier visitante son los jardines, diseñados por terrazas con naranjos, palmares y fuentes.

El Archivo de las Indias fue creado en 1785 para organizar la documentación sobre las colonias españolas. Se trata de un verdadero tesoro, una valiosa fuente de información sobre la historia política y económica del país. De hecho, acá se encuentran, por ejemplo, textos de Cristobal Colón, Hernán Cortéz y Francisco Pizarro.

Obviamente Sevilla no está limitada al barrio Santa Cruz. Otra zona sugestiva es el barrio de Triana, que es el barrio antiguo de la ciudad, ubicado a orillas del Guadalquivir y caracterizado por calles estrechas y suelos empedrados. Interesante es también el barrio de la Macarena, donde podrás admirar iglesias y monasterios de estilo mudéjar y barroco.

Sin embargo, Sevilla no es Sevilla sin el flamenco. Si vas a alquilar un apartamento de vacaciones en Sevilla, no puedes no asistir a una actuación, que se convertirá en una experiencia inolvidable. Pero, antes que nada, visita el Museo del Flamenco, donde se puede aprender sobre los orígenes, los palos principales del baile, la evolución histórica de los espectáculos, desde los patios, los cafés cantantes y los tablaos hasta los teatros, recorriendo el proceso de emancipación social del flamenco. En la planta baja del museo se encuentra un patio donde se organizan también espectáculos nocturnos, con los más prestigiosos bailaores y bailaoras.

Pin It on Pinterest