Alpes: Subida al Breithorn (4164m.) fallido

Nos levantamos sobre las 6 de la mañana, vimos que la meteorologia estaba algo regular, un poco nublado hacia el sur y bastante negro hacia el norte. Por lo que sin prisas ni muchas esperanzas de hacer nada ese día fuimos cambiándonos y desayunando en el refugio del Plato Rosa a 3500m.

Poco a poco vimos que el tiempo iba mejorando, se había quedado raso por el norte y por el sur apenas se veían algunas nubes que pasaban de largo, por lo que recogimos todo, nos preparamos mochilas, nos calzamos las botas de plástico, nos colocamos el arnes e hicimos 2 cordadas de 2 y 3 personas para alrededor de las 9 salir del refugio rumbo a la cumbre del Breithorn (4164m.)

La primera hora fue perfecta, subiendo a buen ritmo, siguiendo las balizas de la pista de esquí, pasando junto a algunos seracs. Nos adelanto un montañero que subía en solitario y llegamos hasta un túnel bajo el que se cruzan 2 pistas de esquí. Poco después de este túnel vimos que la meteorogia estaba cambiando rápidamente, las escasas nubes del sur se convirtieron en nubarrones negros y por el norte empezaban a verse algunas nubes. Nos adelanto otro grupo en el que iban 2 cordadas, sin embargo estábamos empezando a dudar mucho y a ver el tiempo realmente feo.

01_-_alpes_asun_montana_nieve_paisaje_plateau_rosa_retrato 02_-_alpes_montana_nieve_paisaje_plateau_rosa 04_-_alpes_montana_nieve_paisaje_plateau_rosa 05_-_alpes_montana_nieve_paisaje_pistas_esqui_plateau_rosa

Decidimos seguir un poco mas todavía por pista de esquí hasta un punto en el que llega a verse la cumbre con toda claridad, momento en el que empezaron algunos relámpagos y truenos no muy lejos del punto donde estábamos, por lo que muy a nuestro pesar decidimos bajarnos. Mientras nos preparábamos para bajar se nos vino de golpe la tormenta encima, afortunadamente sin aparato eléctrico, pero con la correspondiente ventisca de nieve.

Comenzamos el descenso en medio del fortísimo viento, la niebla, y la nieve que se pegaba a los gore tex, se pegaba en las gafas y no dejaba ver nada, junto con el fuerte viento pegaba en la cara y pegaba fuerte picando bastante en las piernas a través del pantalón. Hubo bastante rato en el que me preguntaba si tenía las manos congeladas, no podía mover los dedos y me dolían bastante por el frio, tras el susto fui moviéndolos poco a poco pensando en que no se pueden congelar tan rápido por mucho que baje la temperatura, fue cosa del hielo que se iba pegando en los guantes y aumentando de grosor.

Durante el primer tramo de bajada a duras penas conseguíamos ver nada con la ventisca y la niebla, se puede decir que estábamos totalmente dentro de la tormenta, a 3900m. Por una vez agradecimos tener pistas de esquí en montaña, ya que siguiendo las balizas fuimos bajando directamente por donde habíamos subido y así poco a poco llegamos hasta el túnel, donde pudimos resguardarnos un poco, recuperarnos un poco, centrarnos y seguir bajando, ya que allí dentro tan solo conseguiríamos quedarnos helados en un rato.

12_-_alpes_breithhorn_montana_nieve_paisaje_pistas_esqui_plateau_rosa 09_-_alpes_montana_nieve_paisaje_plateau_rosa 08_-_alpes_montana_nieve_paisaje_plateau_rosa

Al salir del túnel el viento era ya algo menos fuerte, pero la visibilidad seguía siendo nula a más de 2 metros. Seguimos bajando junto a las balizas hasta que poco a poco fue remitiendo la tormenta y la nevada. Poco a poco fuimos bajando y la visibilidad mejoro hasta llegar a la zona de remontes desde donde ya teníamos a la vista el refugio del Plato Rosa, donde llegamos bastante contentos de haber salido de aquella situación.

Pagamos el refugio, nos tomamos algo caliente para recuperarnos y cogimos el teleférico que baja a Cervinia. Una vez allí en el pueblo, hacia un sol radiante para ir en manga corta perfectamente como cualquier día de verano, arriba hacia el Cervino (4478 m.) y el Plato Rosa se veían algo tapados aun. Qué curioso, donde hacia unas 3 horas que estábamos en plena tormenta de nieve helados, sin visibilidad, pasando un susto importante en alta montaña, ahora allí abajo, junto al coche en manga corta.

Para celebrar el regreso fuimos a comer a un restaurante Italiano en Italia (que típico) y volvimos a Chamonix, donde estaba lloviendo a mansalva, el camping con todo encharcado, etc.. por lo que nos fuimos a cenar a un restaurante francés en Chamonix (también muy típico).

El Breithorn (4164m.) es una cumbre fácil, sin ninguna dificultad, con una subida suave, perfecta como primer 4000 y como cumbre de aclimatación a la altura. Pese a todo esto, si en alta montaña te pilla una tormenta, mejor salir de ahí cuanto antes, ya que no cae agua si no nieve, el fuerte viento hace caer las temperaturas en picado, estas dentro de la misma nube sin visibilidad ninguna y la situación se puede descontrolar completamente. Es lo que tiene la montaña, la meteorología puede cambiar muy rápidamente, tanto a mejor como a peor y aunque sea muy raro una tormenta aislada de buena mañana no es imposible. No tengo muchas fotos de ese día, ya que no era situación para sacar la cámara. En fin, ya tenemos motivo para volver, la montaña siempre estará ahí esperándonos.

Algunas fotos son de Luis.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No hay puntuaciones)
Cargando…

4 Respuestas

  1. Raul, pues no las pasamos, como dicen los montañeros, “putas alli arriba”. Para mi fue una experiencia unica a casi cuatro mil metros, en vuestra compañia y la del grupo. De seguro que repetire esta y muchas mas.
    Me he emocionado un poco al revivir aquella experiencia, en medio de aquella ventisca, tener las manos heladas en pleno mes de agosto y escuchar no demasiado lejos los truenos.

    Un abrazo!

  2. Joana dice:

    Menuda aventura, madre mía!!!! Menos mal que todos llegásteis sanos y salvos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest